Desde 1880 hasta hoy: la historia de una empresa en continua evolución

En 1880 Felice Brambilla, un joven con un gran espíritu emprendedor, inició esta aventura en el corazón de Milán, tras la adquisición de unos instrumentos de trabajo comenzando en una pequena casa, dando vida a Felice Brambilla Battiloro.

Al fundador de esta sociedad le sucedió su hijo Costante el cual, gracias a la expansión del mercado y del aumento cada vez mayor de los pedidos, decide la ampliación de la empresa ya existente y la adquisición de otras dos battiloro. El empeño, el esfuerzo y la pasión dieron rápido sus frutos, haciendo que la calidad,  representativa de la misma desde el principio, ya que es el objetivo primario y la fuerza de “Brambilla”, fuera conocida también fuera de nuestras fronteras, permietiendo aumentar poco a poco el mercado a toda Europa. Todo esto se vio reflejado en los elogios recibidos en las Exposiciones Universales de Londres y Bruselas.

Tras esta época de auge, comenzó un periodo negro, el cual duró cerca cuarenta años, debido a las Guerras Mundiales y a la Gran Depresión de 1929. El resultado de todos estos sucesos fue que la producción prácticamente quedó paralizada, pero gracias a la determinación de Costante y sus hijos, que comenzaron a trabajar también en ella, esto no ocurrió. No obstante, a causa de las guerras mencionadas, había un problema que solucionar, no se podía pedir el oro necesario para continuar con la actividad a las autoridades competentes, ya que en este momento tan dramático eran éstas la que lo pedán a la población para poder hacer frente a sus gastos. Tal situación llevó a Costante a tener que fundir sus medallas conseguidas en los campeonatos de regata italianos y europeos para poder mantener la empresa.

El periodo de postguerra se caracterizó por la innovación y el desarrollo en todo el mundo, y para “Brambilla“ no fue menos. Durante estos años se comenzaron a implantar en la empresa las primeras máquinas automáticas, que sustituyeron al hombre en el trabajo más duro, lo que permitió incrementar la producción mantenendo siempre la calidad que le representaba.

En los años 50 entró en la empresa la cuarta generación, los jóvenes Oriani, nietos directos de Costante, los cuales heredaron este espíritu emprendedor y la determinación. Con estas características y gracias a la ayuda del fuerte dinamismo general que se vivía, Alberto Oriani, representante de esta generación, decide responder al continuo crecimiento de los clientes transfiriendo la empresa fuera de la ciudad de Milán, con el objetivo de una expansión posterior, dejando en el centro de la ciudad solo la sede principal.

En este momento, el mercado de “Brambilla” ya no tiene confines y sus productos pueden encontrarse en todos los lugares, desde América hasta Asia.

En 1985 la sociedad cambia su nombre de Felice Brambilla Battiloro a Brambilla Battiloro Milano, con su propia marca de garantía BBM.

En estos años entra en la sociedad la hija de Alberto, Elena, que junto a su padre aprenderá a gestionar la empresa con el mismo espíritu. También su marido Marco comenzó a cooperar mejorando e incrementando la velocidad de la producción.

El nuevo milenio vino caracterizado por diversos eventos: la entrada de los hijos de Elena y Marco, la competencia proviniente de los mercados emergentes y a  una nueva crisis mundial.

No obastante, y pese a estas dificultades, Elena y Marco, con la ayuda de Alberto, han decidido mantener siempre esta política de trabajo transmitida de generación en generación: la calidad como objetivo primario. Para ello, han apostado por la tecnología para mejorar la empresa en Italia, a la vez que han abierto una nueva sede en África, para poder dar a los clientes un producto siempre de calidad y a unos precios competitivos, tal y como el mercado requiere.

Todo esto ha sido fundamental para permitir el mantenimento de los clientes de siempre y conquistar también nuevos en todo el mundo, que aprecian la calidad, el servicio, la eficiencia y la cortesía que siempre ha distinguido a nuestro producto y nuestra sociedad.


Brambilla Battiloro S.r.l.
Socio unico
C.F./P.Iva: 08003990150
REA: MI – 1200516
Cap. Soc. i.v. € 10.400,00


Tel. (+39) 02.9987313
Fax (+39) 02.9987682
e-mail: brambilla@battiloro.it
skype: brambilla.battiloro


Sede produttiva e commerciale:
Via Buozzi 2, 20030 Senago (MI), ITALY
Sede legale:
Viale Zara 52, 20124 Milano, ITALY